Truenes de famosos que no superamos

Tuvieron relaciones entrañables y lucían adorables juntos, pero de un día a otro decidieron terminar y seguimos con el corazón roto


Mauricio Ochmann y Aislinn Derbez

Su historia de amor comenzó en 2014 cuando compartieron créditos en la película A la mala y desde entonces nos acostumbraron a verlos felices, unidos y conformando una de las parejas más perfectas del espectáculo. Se casaron en 2016 y el 25 de febrero de 2008 nació su hija Kailani, a quien, por cierto, procrearon durante un viaje que hicieron a Hawái. En 2019 la pareja apareció en el reality De viaje con los Derbez, programa que dejó al descubierto algunos problemas de comunicación entre ellos. Y ante la sorpresa de todos, en marzo pasado anunciaron su separación y hace un par de días Mauricio pidió el divorcio a la hija de Eugenio Derbez, alegando diferencias irreconciliables y no lo podemos superar, aún teníamos esperanza de que se reconciliaran.





Kristen Stewart y Robert Pattinson

Ella fue elegida para interpretar a Bella Swan y él Edward Cullen dentro de la saga de Crepúsculo, su amor traspasó la pantalla grande y Stewart terminó su relación con Michael Angarano para iniciar un noviazgo con Pattinson. En poco tiempo se convirtieron en una de las parejas más mediáticas y queridas, al mismo tiempo que continuaban filmando juntos y aumentando su fama y fortuna. Ella siempre fue muy renuente a demostrar su amor en público, mientras que él buscaba cualquier momento para presumir su relación. En 2012 Kristen fue fotografiada besando apasionadamente al director de cine Rupert Sanders, con quien trabajaba en ese momento en Blancanieves y el cazador. Robert abandonó la casa que compartían en Los Ángeles y dio por terminada su relación. Kristen ha repetido en varias ocasiones que se arrepiente de haberle sido infiel a Kristen.





Jennifer Aniston y Brad Pitt

Hasta la fecha seguimos llorando por los rincones por su separación, eran la pareja más hot de Hollywood: guapos, famosos, exitosos y millonarios, ¿qué más aspiracional que eso? En 1998 los representantes de ambos les prepararon una cita romántica y tan sólo cinco meses después ya estaban comprometidos. En el 2000 se casaron y cinco años después llegó la noticia que nadie esperaba: la separación, justo después de que él convivió muy de cerca con Angelina Jolie durante el rodaje de Mr. & Mrs. Smith. Ahora que él ya no está con Angelina seguimos fantaseando con que en algún momento vuelvan a esta juntos.





Jennifer Lopez con Mark Anthony

Que los dos nacieran en Nueva York era una señal, que entre muchas otras, los llevaron a casarse en 2004, cuatro días después de que él firmara su divorcio de Dayanara Torres. La atracción entre JLo y Marc inició en 1999 cuando grabaron la canción No me ames. Cuatro años más tarde se convirtieron en padres de los gemelos Emme y Maximillian. En 2011, para sorpresa de todos, anunciaron su separación: ella estaba harta de los celos de él. En 2016 grabaron juntos la canción Olvídame y pega la vuelta, y durante su presentación en los Premios Grammy Jennifer aseguró que Marc era su alma gemela y le dio un beso en la boca, él acabó con la magia del momento contestando que la veía como su hermana, la cara de JLo lo dijo todo, tenía el corazón roto.




Britney Spears y Justin Timberlake

Este par inició una relación sentimental en 1998, un año antes del debut de ella. Fueron la pareja más mediática durante tres años, hasta que terminaron porque Spears fue infiel a Timberlake con el coreógrafo –y amigo de la pareja– Wade Robson. Durante una entrevista para Bárbara Walters Justin decidió ser todo un patán y habló de forma irónica sobre la virginidad de Britney, dejando entre ver que la había perdido con él. Después Spears confesó que se había equivocado al pensar que él era el amor de su vida. El primer sencillo como solista de Timberlake fue Cry me a River que habla de la ruptura amorosa de una pareja después de que ella le fue infiel a él. En 2003 Britney se besó con Madonna como parte del show de los VMA’S, la cara de sorpresa y enojo de Justin, ¡no tiene precio!