"Sin señas particulares": Una madre enfrenta al narco para recuperar a su hijo

El día de hoy se estrena en 300 salas de cine nacionales la ópera prima de la directora Fernanda Valadez. Una película que muestra la cara más cruda de nuestro país.





La cinta nos da un golpe de realidad, un golpe al orgullo, nos parte de tristeza: Cuenta sobre los peligros que enfrentan los migrantes, mexicanos y no, al intentar cruzar la frontera de nuestro país en busca de una "vida mejor"; no sin antes luchar por su vida para no convertirse en una cifra más de los "desaparecidos" a manos del narcotráfico.


Sin señas particulares en un filme de ficción basado en hechos reales: en aquellos de los que poco nos gusta hablar, pero todos sabemos que suceden a diario y desde hace muchos años. Y que cada vez lastiman a más familias.





La película cuenta la historia de Magdalena (Mercedes Hernández) quien realiza un viaje inimaginable buscando a su hijo (Juan Jesús Varela), desaparecido en el intento de cruzar a Estados Unidos. En el camino conoce a Miguel (David Illescas), recién deportado de Estados Unidos que viaja a reencontrarse con su madre a un pueblo fantasma dominado por el narco.


El personaje de Magdalena está inspirado en todas esas mujeres que están dispuestas a todo por volver a ver con vida a sus hijos. Ella viaja desde Guanajuato hasta Tijuana para tener noticias de su hijo, sin saber leer, ni escribir, sin muchos medios para lograr su misión, pero con toda la garra para recuperar lo que más ama.





La historia fue escrita por Astrid Rondero y Fernanda Valadez, y está basada en historias reales, documentales y en los testimonios del libro Levantones. Historias reales de desaparecidos y víctimas del narco del fallecido periodista Javier Valdez Cárdena.


Sin señas particulares ya ha obtenido varios reconocimientos en su recorrido por los festivales de cine más importantes del mundo, entre ellos: el premio Horizontes Latinos en el Festival de Cine de San Sebastián; el Premio del Público en el Festival de Sundance; el Gotham Awards a la mejor película internacional que se otorga en Nueva York a lo mejor del cine independiente, y el premio de Mejor largometraje y Premio del Público en el reciente Festival Internacional de Cine de Morelia.