Ser mamá en tiempos de coronavirus

¿Ya no sabes qué hacer con las clases virtuales, el trabajo, la tareas, y hasta el marido? Aquí unos buenos tips.





Según Marcelo Ebrard, Secretario de relaciones exteriores en México, en el mejor de los escenarios, la contingencia podría permanecer hasta diciembre que llegue a México la vacuna contra el coronavirus; pero en el peor de los escenarios, esto podría ocurrir hasta marzo.


Siendo realistas, debemos buscar las mejores opciones para hacernos más llevadero del tiempo que aún nos queda encerradas y ayudar a nuestros hijos a que tampoco se vuelvan locos.



Aquí algunos consejos que te pueden ayudar para sobrevivir a, lo que esperamos, será el último jalón de la pandemia:


  1. Establece rutinas: Sabemos que debido a las clases virtuales los niños deben levantarse temprano. También es importante que se respetr un horario de comida, de esparcimiento y para dormir. Dormir en hora y tiempo es indispensable.

  2. La actividad física para ellos, y para nosotros también es súper importante. Prueben hacer yoga o tomar cualquier clase de activación física a distancia. Las endorfinas producidas con el ejercicio puede hacer la diferencia entre vivir de buen humor o estar de malas siempre.

  3. No te exijas, ni exijas de más. Nadie está en el momento más estable, ni económico, ni emocional. Tampoco le pidas a tus hijos sacar puro 10 en el colegio, los niños tampoco están en su mejor momento.

  4. Respeta los espacios: Pasar 24 horas encerrados, bajo el mismo techo y con las mismas personas, puede ser desquiciante. Respeten el espacio de cada uno: busquen sus soledad. Se vale que los niños de encierren a jugar una hora al día solos; que las mamás vean sus series favoritas o que los papás vean esa película de acción que tanto le gusta.

  5. No compares: Lo que tú vives, tienes o piensas es completamente diferente a lo que viven, tienen o piensan los demás y ¡qué bueno! Si no fuéramos todos diferentes, qué aburrida sería la vida. Ni siquiera tendríamos de qué hablar.

  6. Agradece: Por tu salud y la de los tuyos; por tu trabajo, por todo lo que tienes y hasta por lo que te falta. Recuerda que hay personas en peores condiciones, y obviamente en mejores. Deja de comparar, de envidiar. Enfócate en ti y en agradecer lo que tienes ¡siempre!