Reconocimiento al teatro penitenciario


Convictos y ex convictos son reconocidos por su talento como creativos y actores de teatro. ¡Siempre hay esperanza!

Pocas cosas están tan llenas de sensibilidad y de nobleza como sucede con el teatro. Y si a eso le sumamos las ganas de reintegrar a la sociedad a personas que han tocado fondo y que tienen el valor de mostrarle al mundo su vulnerabilidad frente a un escenario, el resultado es invaluable.

Es por eso que la Compañía de Teatro Penitenciario tiene tan merecido que esta noche, mediante una ceremonia virtual, La Academia Metropolitana de Teatro (AMdT) diera a conocer que fue ganadora del Premio Ciudad de México.

La Compañía de Teatro Penitenciario es liderada por la actriz Itari Marta y está integrada por actores y creativos que están o estuvieron privados de su libertad en la Penitenciaria de Santa Martha Acatitla.

Este premio es un reconocimiento otorgado a organizaciones, compañías, agrupaciones, asociaciones, o inmuebles que residen en la Ciudad de México, legalmente constituidos, con o sin fines de lucro, que utilizan el teatro con la finalidad de hacer una aportación social o artística a la Ciudad de México. Es un premio en efectivo y el monto de este año es de $250,000.00 pesos, producto de las cuotas de recuperación de las obras que participan en Los Premios Metropolitanos de Teatro 2019-2020.





Itari Marta, directora de Teatro Penitenciario nos habla de este noble proyecto, parte de los talleres del Foro Sakespeare (recinto que ella dirige) y comenzó hace once años, cuando Bruno Bichir (su ex pareja) y ella entrevistaron en Proyecto 40 (ahora ADN40), a Sandra Aldrete, la llamada ‘Naracosatánica’.

“Eso cambió mi manera de ver el mundo, me di cuenta que las cárceles no son un hoyo negro en donde metemos a las personas y nos olvidamos de ellas, el crimen organizado sigue funcionando desde adentro. Dentro de las cárceles se encuentra el reflejo de los que estamos afuera. Los seres humanos somos brillantes pero no estamos en el terreno ideal para brillar. En estos lugares hay mucho talento arrumbado y debemos mostrárselos al mundo. Aunque estemos sumidos en la depresión, en la mierda, todos somos capaces de crear, de hacer arte, inventar universos nuevos y reconstruirnos”, comparte Itari, continúa: “Lo mejor de esta experiencia ha sido la transformación que ha habido en mí, soy mejor ser humano, mejor actriz. Este proyecto aporta mucho a los demás, dignifica el teatro y ha sumado a muchas voluntades, hemos aportando algo al país y cambiado el destino o la vida de otras personas”.