“Nuevo orden”: Cuando la triste realidad nos alcance

Diego Boneta, Naian González Norvind, Dario Yazbek y Fernando Cuautle protagonizan la nueva y cruda cinta de Michel Franco



He de aceptar que siempre huyo de aquellas películas que te enfrentan con la realidad, con la triste realidad, pero hubiera sido imperdonable perder la invitación de Videocine para ver la nueva película de Michel Franco (”Después de Lucía”), que obtuvo dos premios en el Festival de cine de Venecia: el Gran Premio del Jurado y el Leoncito de Oro, de verdad, ni cómo negarse.


Poco me faltó para ponerme a llorar en el cine: vi pasar frente a mis ojos un futuro nada lejano, real y tangible. No es ficción: los mexicanos nos odiamos, odiamos al que tiene una posición más ”acomodada“ que la nuestra; al que ante nuestros ojos es “pobre“; al que no tiene nuestro mismo color de piel y costumbres; a cualquiera a quien consideramos “diferente”. Y esas diferencias, esas divisiones, están haciendo que nos cargue la tiznada. A una inminente guerra, como la que se muestra en la película.




La guerra, la revolución, ya vienen, los toques de queda ya vienen. Mientras nuestra intolerancia y nuestra ignorancia continúen, seguiremos dando poder a aquellos que aprovechan las divisiones para ganar terreno y poder.


Mi México huele a clasismo, a racismo, a odio, y Nuevo orden es una probadita de lo que nos puede pasar si no abrimos los ojos, si no hacemos algo pronto.


¿Qué puedo decir de las actuaciones? Diego Boneta debuta en el cine nacional y lo hace por la puerta grande, es un actor hecho y derecho; Naian reafirma su vena histriómica; Dario Yazbek lo hace bien y mucho mejor en las escenas que comparte con su mamá, Paty Bernal. Fernando Cuautle es “la revelación“ del año. Un goce resultan las interpretaciones de los primeros actores Mónica del Carmen, Lisa Owen,m y Eligio Meléndez; ¿y qué le pasa a Gustavo Sánchez Parra? Sí que sabe ser malo, muy malo.


Este 22 de octubre se estrena en salas de cine mexicanas Nuevo orden, una imperdible cita con la no tan nueva “normalidad”.