Nueva normalidad, ¿cómo podemos cuidar nuestra imagen?


Nuestra imagen y forma de actuar nos abren o cierran puertas. Por eso, Quique Ortega, especialista en imagen pública, y CEO de Lata de ideas nos da 10 consejos para dar la mejor impresión siempre.




1. “Uno de los principales retos, sobre todo en la parte laboral, es meternos en la cabeza que tenemos un horario laboral. Que también hay que hacer las tareas del hogar y cuidar a los hijos”.

2. “Recomiendo tener un espacio destinado para trabajar: un escritorio, una computadora, tal vez aromas específicos que nos ayuden a inspirarnos para, y la menor cantidad posible de distractores. No podemos tener la computadora en la cocina mientras preparamos los alimentos”.

3. “A muchas personas les pasa que tiene problemas de sueño, claro, porque su lugar de trabajo es el mismo que donde duermen. En la medida de lo posible, debemos dividir esos dos espacios”.

4. “Creemos que por no ir a una oficina debemos relajar nuestra forma de vestir. En el caso de un hombre sería muy exagerado ponerse una corbata, pero sí puede usar una camisa digna, bien planchada, o un suéter. Hay muchos videos en You-Tube en donde la gente hasta está en ropa interior, ésa no es la mejor opción porque debemos respetar los protocolos de vestimenta y de actuación”.

5. “En el caso de los niños puede ser exagerado el uniforme, si se decide no usarlo, sí se debe cuidar que el niño se vea presentable”.

6. “Lo primordial es la salud. Es sorprendente ver a las personas con el cubre bocas mal puesto. Si alguien usa mal la mascarilla se percibe que no le importa su salud ni la de los demás”.

7. “En una junta de trabajo no es recomendable que las personas estén hombro con hombro, debe haber sana distancia”.

8. “Debemos ser muy conscientes de la educación de los niños, enseñarlos a usar correctamente el cubre bocas. Un niño está aprendiendo el proceso y debe ser apoyado por sus papás”.

9. “En la medida de lo posible, ¡quédate en casa!”.

10. “Trabajar en casa no exime las reglas de protocolo en el trabajo; incluyendo los horarios de trabajo, tu jefe no puede hablarte a las 11 de la noche”.


Sígue a Quique Ortega y de su agencia, Lata de ideas, aquí.