¡No muera señor teatro!

En el día internacional del teatro Mariana Garza, Fernando Bonilla y Ana Carolina Mancilla hablan de su añoranza por volver a pisar un escenario





Hace un año vimos las puertas de los grandes y pequeños teatros cerrar, y me dirás “como muchas empresas y negocios”, y sí, es verdad pero no todos esos espacios logran la magia que sólo se ve en un escenario, oculta entre la escenografía, la ropa de los actores, los tramollistas y las líneas que los histriones interpretan. Todo eso, en conjunto, y de un momento a otro nos hace viajar, volar lejos, conocer historias, espacios y momentos inigualables.


Las personas que hacen teatro y las que amamos ver teatro, nos entendemos, porque tenemos esa capacidad de sensibilizarnos con cada guion, con cada destello de luz, con el ruido que se escucha con el roce de los zapatos y la duela de un escenario. Esa locura apasionante y llena de locura.


Hoy, un año después del cierre de telón y de que el teatro se ha transformado en streaming y ha dado su brazo a torcer para mantener su último suspiro, tres grandes del teatro platican su sentir.


“Los teatros cerrados me obligaron, como a todo el gremio, a reinventarme. Me sumergí en el trabajo audiovisual, tuve la fortuna de trabajar en cine, televisión e incluso en música. Sin embargo todo esto sirvió para volver a confirmarme a mí mismo que el teatro es mi hogar, el refugio de humanidad al que siempre volveré”

Frenado Bonilla (quien el 11 de abril estrena Bolita, por favor)



”El teatro es el lugar que nos lleva al mejor estado del ser y del estar. Es viajar de la manera más segura y potente“

Mariana Garza (dueña del Teatro Milán)



”Vivo el teatro desde que nace una historia y me adentro en el universo que se plantea, como una experiencia irrepetible. El teatro lo hace un texto, un equipo de creativos, intérpretes, realizadores y lo más importante... el público”

Ana Carolina Mancilla - Lobos Producciones (Inicio de Sesion, Lobos por Corderos, Sonámbulos)





Ánimo señor teatro, no sucumba, aún hay muchas historias por contar, ¡feliz cumpleaños!