Letizia Ortiz antes de ser reina


Letizia Ortiz Rocasolano nació en la Asturias dentro un hogar de clase media. Sus fueron Jesús José Ortiz Álvarez, periodista y María Paloma Rocasolano Rodríguez, enfermera. Su abuelo materno, don Francisco, trabajó como taxista varias décadas. Una de sus influencias vocacionales fue Menchu Álvarez, su abuela paterna, locutora de radio; con solo 10 años de edad Letizia debutó como locutora en el programa El Columpio, de Cadena 3 radio, luego siguió los pasos de su papá: estudió periodismo.


Desde niña soñaba con tener un programa de televisión: finalmente hizo realidad esa fantasía convirtiéndose en la conductora del noticiero estelar de Televisión Española (TVE), no sin antes trabajar vendiendo cigarros y posando topless para el pintor cubano Waldo Saavedra.

Letizia no se conformó con la Tv, ni con ganar el premio Larra de la Asociación de Prensa española a la mejor periodista menor de 30 años, ella vio más alto: se convirtió en la primera Reina plebeya de España, ¡plebeya pero Reina!



Una dama de hierro

Para los allegados a Letizia era sorprendente ver su disciplina desde niña. Sus profesores del colegio Gesta de Oviedo, donde cursó la primaria, la recuerdan como especial, meticulosa, perfeccionista y expresiva. Tomó clases de solfeo pero encajó mejor en el ballet, en cuanto terminaba la clase se sentaba a hacer sus tareas escolares y a comer un sándwich con crema de chocolate, debía esperar a su mamá, que también practicaba en la misma academia.

Que Letizia tiene carácter fuerte no es secreto, sus compañeros de la Televisión Española la catalogaban como calculadora y ambiciosa, y ­–a sus espaldas– la llamaban “Ficticia”.

Fue durante esa época que contrajo matrimonio con el escritor Alonso Guerrero, con quien tuvo una relación de 10 años y un corto matrimonio de un año tres meses. La pareja se conoció cuando ella estudiaba bachillerato en el Instituto Ramiro de Maeztu de Madrid, él era 10 años mayor, su profesor de lengua y literatura.




Después del divorcio

Poco después de su divorcio y con 24 años de edad, Letizia se mudó a México mientras hacía una maestría en periodismo en la Universidad de Guadalajara. Compaginaba sus estudios con su trabajo de reportera en el suplemento Tentaciones del periódico tapatío Siglo 21. En aquel entonces entrevistó al grupo Maná, y cinco años después los rockeros compartieron al diario español El Mundo una anécdota con ella; la recordaron como una periodista dura, que no permitió que Fher, el vocalista, fumara frente a ella. “Al final del concierto le gustó la banda y se echó unos tequilas”, dijeron. También aceptaron que Letizia es la mujer que aparece en topless en el interior de su disco Sueños Líquidos. Dicha imagen fue retomada de un cuadro pintado por el cubano Waldo Saavedra. Alex González, baterista del grupo comentó: “Fher tiene el cuadro original en su casa”.




Letizia en México

De su estadía en Guadalajara también se sabe que trabajó vendiendo cigarros y después se hizo reportera, viajaba en camiones, comía en restaurantes de comida corrida, visitaba el bar Barba Negra, tomaba tequila y vino tinto, bailaba salsa en el Salón Veracruz, se mordía las uñas y sus cantantes favoritos eran Joaquín Sabina y Chavela Vargas, con ella se identificaba por ser una mujer fuerte.

En temas de amor se le relacionó sentimentalmente con Luis Miguel González, su jefe en el periódico y que en aquel entonces estaba casado.

Aunque Ortiz gritaba a los cuatro vientos que no volvería a casarse y que tampoco sería mamá pues anteponía su carrera como periodista, cuatro años después de su divorcio, el Palacio de la Zarzuela dio a conocer que tras algunos meses de noviazgo, Don Felipe de Borbón de 35 años, estaba comprometido con la periodista de 31. Solo un mes después salió a la luz el libro Tú serás mi reina, de Paloma García-Pelayo y Ángela Portero. En él documentaron que cuando el entonces rey Juan Carlos se opuso al matrimonio, su hijo le contestó: “Esto es lo que hay, o aceptas o lo dejo todo”.