Leonor: La futura reina de España

A sus 15 años ha sorprendido con un desenvolvimiento impecable; tremenda simpatía y poliglotismo. ¿La monarca perfecta?



“Poseedora de luz”… ése es el significado del nombre de la primogénita de Felipe VI y Letizia. En contraste, la niña, de 15 años, tiene prohibido llorar en público, aceptar regalos, y lleva una educación prácticamente militarizada, aunque no podría ser de otra manera: nació princesa ,en un futuro, no muy lejano, será la reina de España y ¡no hay marcha atrás!

Desde muy pequeña Leonor tiene a su lado a los mejores instructores de chino, inglés, francés, árabe, gallego, euskera, catalán. También toma lecciones de historia, violonchelo, equitación y ballet. Y es que, según declaraciones del periodista Alberto Pinteño, autor del libro Reinas y princesas sufridoras (Grijalbo), ha sido su madre, doña Letizia la responsable de su estricta educación, —por no nombrarla militar.


Para asegurar un acento perfecto del inglés Leonor y su hermana, Sofía, conviven todos los días con su nana de nacionalidad inglesa, quien, por ordenes de Letizia, sólo les habla en su idioma.

Y esa férrea disciplina la que ha traído excelentes resultados: la princesa de Asturias ha sorprendido a España y al mundo con su desenvolvimiento. En 2018 hizo su primera intervención en público leyendo con perfecta entonación un fragmento de la Constitución junto al Rey con motivo del 40 aniversario de la Carta Magna; y a finales del 2019 realizó su primer discurso institucional en Cataluña durante la entrega de los Premios Princesa de Girona en Barcelona, con una fuerte carga emotiva, empleando el catalán con increíbledicción. “Cataluña siempre ocupará un lugar especial en mi corazón”, dijo en aquella ocasión. De esta forma pasó del anonimato a llamar la atención del mundo entero.

Leonor y su hermana, la infanta Sofía, acuden al colegio Santa María de los Rosales en el que tambiénestudió su padre, el Rey. El lugar está blindado con un muro muy alto, numerosas cámaras de seguridad y escoltas vigilando en todo momento. Dicho centro es estricto y tiene un alto nivel académico, pero no es del completo agrado de doña Letizia, quien se ha quejado de que los primos de las infantas estudian en mejores lugares.



Después de cumplir con todos sus compromisos diarios, las infantas se va a la cama a las nueve de la noche, tienen prohibido ver la televisión y usar cualquier aparato electrónico.

Como todo en su vida, Leonor también tiene un estricto régimen alimenticio, también impuesto por su madre, el cual debe cumplirse en el colegio y hasta en los cumpleaños: tiene prohibido comer frito, carnes rojas y azúcar.

Leonor es apasionada del cine japonés, los escritores ingleses y el teatro alternativo.