Kim Kardashian y Kanye West se separan y hay una fortuna de por medio

Después de varios rumores el divorcio es un hecho y ahora la polémica pareja debe decidir sobre las custodias de sus hijos y la repartición de bienes





El transtorno de bipolaridad que padece Kanye parece ser la principal causa de la crisis entre el rapero y la empresaria.


Recordemos que Kim ha debido enfrentar, con mucha paciencia, varios escándalos de su aún esposo y sacarlo bien librado. Enlístenos algunos:


En 2016 el rapero comenzó a presentar un comportamiento errático y suspendió su gira mundial, fue hospitalizado y diagnosticado con trastorno bipolar.


En 2020 se postuló a las elecciones de Estados Unidos de Norteamérica, aceptó que él nunca había votado. El mismo año apareció en público portando un chaleco anti balas y con la cabeza afeitada. Finalmente el cantante acusó a su esposa de quererlo encerrar en un manicomio, en un hecho que calificó de racista.





La pareja ha pasado separada las festividades y Kim contrató a la abogada de los famosos, Laura Wasser, para iniciar los trámites de divorcio.


Kanye también acusó a Kim de haber intentado abortar a North, la primera hija de la pareja.


Millones en juego


El acuerdo prematrimonial que la pareja firmó ayudará a resolver la parte económica de manera más fácil, en él se determinó que la socialité recibirá un millón de dólares por cada año de matrimonio, llevan 6 casados; la mansión de la pareja ubicada en Bel Air, y todos los regalos hecho por parte de West pasarán a manos de Kim.


La empresaria es una de las beneficiarías de un seguro de vida de Kanye, incluso si se separan ella recibirá 20 millones de dólares.





Él no recibirá nada por los negocios logrados por Kim mientras estuvieron juntos.


Pero olvidaron algo muy importante: no negociaron el tema legal de sus cuatro hijos en caso de separación. Esto se va a poner bueno.


¿Qué pasará con sus cuatro hijos?