Judy Goldman, la autora infantil apasionada por las raíces mexicanas


"Un elefante se balanceaba" es el nuevo libro de Goldman, el cual llevará a tus pequeños a un mundo lleno de divertidas aventuras y rimas. Te contamos más sobre la escritora.





¿Cuál fue el primer libro que publicaste y qué sentiste al verlo de venta en las librerías?

Los dos primeros fueron Pepe, Sandra y la barda, y Una rana en un árbol, publicados hace muchos años por editorial Trillas; el segundo ganó el tercer lugar y el otro una mención en el premio Antonio Robles de Ibby México,el único que había en aquel entonces. Para mí fue como si hubiera ganado el primero y segundo lugar, una gran emoción y cada vez que lo veía a la venta sentía muy lindo, y me seguí, fue un gran impulso para mí.





¿Cuáles son tus musas e inspiraciones?

Juego mucho con mi imaginación, y a algo llamado "¿qué pasaría si?". Cuando doy conferencias les digo a las personas, "¿qué pasaría si hubiera un elefante morado afuera de una escuela?" Y de ahí partimos para seguir creando la historia. También escribo anécdotas, cosas que me pasaron de niña o a mis hijos.





¿Por qué decidiste escribir para niños?

Porque me divierto mucho. Quiero que los niños de todas partes puedan ver que los libros pueden convertirse en sus mejores amigos y a través de ellos puedes imaginar mil cosas sentados en el sillón de sus casas. Te puedes ir en un cohete a Marte, o a algún mundo en donde las mariposas son de tu tamaño todo eso me encanta y quisiera que todos los niños se vuelvan viajeros incansable.





Cuéntame sobre Un elefante se balanceaba:

Está basado en la canción que todos aprendimos de niños. Un día estaba jugando "¿qué pasaría si", y pensé en la araña, nunca le damos importancia, entonces quise contar cómo ella ver con temor cómo sube un elefante y otro. Esto le permite a los adultos seguir jugando con esta historia, los niños pueden decir qué ven en las ilustraciones, inventar otro final, jugar y acercarse así a los libros y lectura.



¿Cuáles son los elementos principales dentro de tus historias?

Buenas historias, diversión, emoción, y todo esto llama la atención de los lectores.


¿Cuáles son las tres satisfacciones más grandes que has recibido en tu carrera?

Seis de mis libros están en le programa nacional de lectura de la Secretaría de Educación Pública (SEP), no fue nada fácil pero ha sido una gran satisfacción saber que muchos niños los han podido leer; cuando iba a a escuelas, antes de la pandemia y en la Ferias del Libro van niños a conocerme, recibir su cariño es algo muy lindo, y ganar el tercer Certamen internacional de literatura infantil y juvenil FOEM, del Estado de México con Al Rescate, porque es muy competido, lo trabajé mucho y es una historia muy cercana a mi corazón porque tiene que ver con cómo unos niños rescatan a un perro.





¿A qué cosas buenas te has enfrentado al defender las raíces mexicanas y a qué prejuicios?

Amo a México, lo encuentro fascinante: su gente, música, cuentos, comida y quisiera que los niños, desde el norte hasta el sur, puedan leer Cuentos de tradición oral para entender porqué algunos animales tiene ciertas características y que se enteren de los cuentos de los mayas, de los toltecas, y que se aprendan canciones como Un elefante se balanceaba que son parte de nuestra cultura y compartir todo eso con niños de otros países en maravilloso.




Cuéntame sobre tus perros, sobre todo sobre tu Xolo

Mextli era una perra que me encantaba porque posaba mejor que una moldeo y era la mamá de Tsina, la perrita de mi hijo. Los Xolos me gustan mucho peor también tengo una corgui que se llama Sabrina, cariñosas, linda y ladra como loca.