El discreto sepelio del príncipe Felipe

La reina Isabel ll, sus hijos y nietos han despedido al duque de Edimburgo mediante un sepelio tradicional y sencillo debido a la pandemia



El servicio inició a las 3 pm, hora de Inglaterra, con un minuto de silencio en honor al duque de Edimburgo.

Después comenzó una procesión dirigida por la artillería real y sus caballos, desde el Castillo de Windsor hasta la Capilla de San Jorge.

El ataúd del Príncipe fue transportado en una Land Rover verde, especialmente diseñada para la ocasión, y acompañado por representantes de la Fuerza Armada, miembros de la familia real y por la Reina.


Aunque la familia real pidió a los ingleses no asistir al sepelio para evitar aglomeraciones, varias personas se dieron cita a las afueras del Palacio de Windsor.

El compañero de la Reina, por 73 años, fue enterrado en la bóveda real de la Capilla de San Jorge, la capilla gótica del siglo XV situada en el casi milenario castillo de Windsor, unos 50 km al oeste de Londres.

Haciendo frente a los rumores de un distanciamiento, los príncipes Harry y William sostuvieron una breve charla.

Un coro de cuatro cantantes distanciados en la enorme nave entonaron temas elegidos por el propio duque de Edimburgo, incluidos dos que él mismo encargó a los compositores británicos Benjamin Britten en 1961 y William Lovelady en 1996. Y el decano de Windsor, David Conner, recordó la "vida de servicio" de Felipe.

Así fue despedido Felipe de Edimburgo, quien murió el pasado 9 de abril a los 99 años.