Cicatrices del abandono paterno

En México cuatro de cada diez niños son abandonados por sus padres y el daño psicológico ¡es grave!





La sociedad mexicana ha normalizado la ausencia paterna y el 53 por ciento de la población asegura que tuvo un papá ausente pues se encontraba trabajando o sólo los visitaba de vez en cuando.


O sea, pretextos hay muchos. Y lo grave de la situación es que este patrón normalizado se seguirá repitiendo por siempre: mujeres educando solas y hombres sin tiempo ni interés por acercarse a sus hijos, sí, esto sigue siendo una triste realidad en pleno 2021.


Marcas en la personalidad de un adulto abandonado de niño


Si tú fuiste un niño que creció sin la figura paterna, seguro has enfrentado este tipo de situaciones:


•Dificultad para expresar y comprender tus emociones y las de los demás •Sensación de que “algo te falta”, aunque tengas una vida “estable”


•Preocupación y abrumación constante


•Vacío interior y en un extremo, pensamientos suicidas


•Perfeccionismo desmedido


•Baja autoestima


•Exagerada sensibilidad al rechazo


•Continúa y falsa sensación de rechazo


•Búsqueda constante de aprobación de las personas que te rodean


•Poca valoración o aprobación propia


•Sentimientos de culpa




¿Qué puede hacer una mamá / papá?


Lamentablemente el abandono paterno seguirá existiendo, es inevitable, pero la forma en que la madre de familia enfrente al niño con esa realidad será de gran ayuda para su futuro.


•No lo victimices y trata de no victimizarte tú por esa situación


•Quita de tu mente creencias tóxicas como el qué dirán, la realidad es que ¡a nadie le importa!


•Jamás hables mal del padre ausente


•Nunca dudes de tus capacidades, ahora eres dos veces más fuerte


•Evita hablar del tema pero resuelve con claridad cada duda que surja


•Acude con un especialista (Psicólogo) que te ayude a enfrentar con fortaleza y claridad la situación


•No juzgues las emociones de tu hijo, ni las tuyas


•Aléjate de personas tóxicas, sí, esas que juzgan, critican y hace sentir mal pero no aportan -nada- bueno a tu vida ni a la de tu hijo. (Incluidos familiares)


•Platica, habla, exprésate y enséñale a expresarse libremente también mini me


•Habla con él/ ella de los diferentes tipos de familias que existen y hazlo consciente de que eso no les da mayor o menor valor en ningún sentido


•La clave para todo es “la educación emocional”: así que educa pon límites, inculca respeto y tolerancia.