Ana González, aferrada a las artes y la actuación


Detrás de grandes proyectos como Sobreviví, El Club, Veinteañera, soltera y fantástica, El Mesero y la obra Sucia y muy chingona de amor”, hay una actriz dedicada, que ha querido tirar la toalla, pero también se aferra a seguir entreteniendo y contando grandes historias



Aquí la entrevista completa:




Ana cursaba el segundo semestre de Relaciones Internacionales en la Universidad Latinoaméricana Puebla cuando le preguntaron cómo se visualizaba en cinco años y se dio cuenta que no deseaba seguir en la carrera.


“Aunque tenía todo lo que una morra de 19 años podía desear: me iba bien en la escuela, vivía en un depa con mis amigas, tenía auto, salíamos de fiesta de martes a domingo, y sí que padre, pero ser diplomática no me entusiasmaba mucho, pero sí ser actriz, también estaba consciente de que debí haber estudiado actuación desde chuiquita o ser hermosa como Brad Pitt, pero decidí intentar y me fui a Inglaterra”.



Ana cursó la carrera de actuación en la Bristol Old Vic Theatre School y el Drama Centre London, Central St Martin's, en Inglaterra entre 2008 y 2012. De Drama Centre se graduó con la beca Yat Malgrem, que se entrega a estudiantes internacionales que han demostrado excelencia.


“Antes de que venciera mi visa de estudiante alcancé a hacer series pequeñas y una película independiente llamada Comunion, fui una protagonista punk mexicana, con cineastas independientes súper buena onda, le fue muy bien el festivales"





Ana regresó a México, pasó una año y medio sin hacer nada en la actuación pues y hablando con varios amigos se encontró con Manuel Calderón y decidieron adaptar una obra que Ana había visto en Edimburgo, Sucia y muy chingona historia de amor y que se ha presentado por cinco temporadas y dos veces vía streaming en pandemia, este fin de semana la volvieron a romper con ella.


La obra relata la historia de una pareja que después de pasar una noche juntos deben definir si decirse adiós y seguir adelante con una relación importante, basándose en la duda de ¿qué es el éxito?, ¿existe el amor perfecto?


“Nos ha abierto tantas puertas en nuestras carreras y después de seis años aquí seguimos. Somos dos actores en escena haciendo seis personajes, hablando todo el tiempo en rima. La obra te quita paradigmas de qué es el éxito, qué a cierta edad debes estar casado y tener tal cantidad de dinero, eso es tan relativo y personal. La comedia es maravillosa”



Grabar escenas de sexo para TV ha sido lo más bizarro para Ana.


“Tú ves a dos personas muy apasionadas pero en realidad es rarísimo. En el Club me tocó actuar con Axel Arenas, un gran compañero, pero fue muy extraño: durante una escena estaba sobre el lavabo de una gasolinera, con la producción alrededor, el director diciendo ‘agárrale la pierna así’, ‘bésalo así’, luego decían ‘corte’, después volvías a grabar, todo muy raro”.

Junto a su amiga Paula Zelaya Cervantes, Ana está creando mucho contenido, tanto para televisión, como para cine, por ejemplo El Hilador.


Y con su amiga chilena Pancha, a perros mediante el proyecto Perro Chilango. “Me ayudó a sentirme útil, a aportar mi granito de arena y hacer algo por los demás”.





Actualmente Ana ensaya obra de teatro 245 actos de maldad extraordinaria, que escribió junto a Paula Zelaya, una comedia para jóvenes y adultos, con inquietudes de ambas sobre el mundo. Con este proyecto les fue muy bien hace dos años en Nueva York y pretenden darla a conocer en México en junio próximo.


Síguela en Instagram